Vecinos, empresarios y políticos califican de «gran noticia» el proyecto de hotel privado de Lucena

Aspecto actual del Hotel Prestige de Lucena que será reconvertido en un complejo sociosanitario – J. M. G.

 

La Junta afirma que esta iniciativa no interferirá en sus planes para levantar su hospital en la ciudad

 

La noticia sobre el proyecto de la promotora Cala Verda para transformar el antiguo Hotel Prestige de Lucena en un hospital de alta resolución con cuatro quirófanos, UCI y más de 40 camas y un centro de mayores medicalizado, ha generado ilusión a nivel local. Tanto los partidos políticos, como los colectivos empresariales y la Plataforma Ciudadana Lucena por sus Necesidades Sanitarias coinciden en señalar que se trata de «una gran noticia» para Lucena.

 

Miguel Ramírez, portavoz del colectivo que desde hace quince años mantiene encendida la llama de la reivindicación de un hospital público para Lucena, señala que «aunque se trate de un centro privado se trata de una excelente noticia, por cuanto implica de mejora de la deficiente atención sanitaria que históricamente han venido soportando los lucentinos y por la importante generación de empleo que supondrá para la ciudad». No obstante advertió de que «seguiremos estando muy pendientes de que este anuncio no ralentice el actual ritmo del hospital de alta resolución que la Junta de Andalucía tiene previsto en nuestra ciudad y que tanto ha costado conseguir».

 

Antonio Rabasco, presidente del Centro Comercial Abierto de Lucena pone el acento precisamente sobre el aspecto económico de la iniciativa, tanto por la inversión que supondrá como por la importante bolsa de trabajo que generará –unos 220 empleos directos- y la posibilidad de que actúe como revulsivo para numerosas empresas auxiliares.

 

Ya en el ámbito político, Francisco Jesús Aguilar, portavoz del PP, asegura que «se trata de un proyecto ambicioso que vendrá a dar respuesta al importante colectivo de las mutuas de trabajo, evitando desplazamientos a otras ciudades». Aguilar se mostraba «seguro» de que este proyecto sanitario privado «no va a paralizar el proyecto de hospital público que tanto está impulsando el nuevo gobierno de la Junta de Andalucía», sino que vendrá a complementarlo.

 

En similares términos se expresa el portavoz de Ciudadanos, Jesús López, «muy satisfecho de que este proyecto recale en Lucena». Según López «no solo resuelve las incógnitas sobre el uso de esta infraestructura hotelera tras casi una década de cierre sino las tradicionales carencias sanitarias de la ciudad», aunque «no bajaremos la guardia sobre la exigencia de un hospital público, que debe seguir siendo nuestra prioridad como ciudad».

 

Para Antonio Hidalgo, portavoz municipal de Vox, «es una excelente noticia que, en absoluto, tiene que entorpecer la consecución del hospital público que Lucena merece». Hidalgo recordaba que en estos momentos existen hasta ocho hospitales públicos en el centro de Andalucía y en un radio de unos 50 kilómetros, «todos ellos en ciudades más pequeñas que Lucena, que sigue estando falta de equipamientos sanitarios».

 

Dudas de IU

Finalmente Miguel Villa, portavoz de IU, valoraba positivamente la apuesta de Cala Verda pro Lucena, aunque expresaba sus dudas sobre la posibilidad de que tras un proyecto de este calado pueda existir la intención de la consejería de Salud de suplir la creación de un centro público bajo la figura del concierto de servicios «como ha ocurrido en otros muchos puntos de Andalucía»

por otro lado, desde la Consejería de Salud y Familias indican a ABC que «el proyecto no supone ninguna alteración en nuestros planes respecto al hospital de Lucena. Siguen intactos y no altera el mapa sanitario. Es una iniciativa privada»

 

En cuanto a la posibilidad de que haya una colaboración, apuntaron que «sobre conciertos no se ha hablado nada, ellos tendrían que homologarse para poder concurrir, en todo caso, a conciertos. No hay nada de momento». En cuanto al proyecto, las mismas fuentes indicaron que sí lo conocían, por mera cortesía, ya que en este caso «no tiene que haber ningún pronunciamiento formal por nuestra parte».

×